Algunos censistas que falsificaron información
durante el conteo de 2020 no completaron su trabajo, no fueron despedidos de
manera oportuna y, en algunos casos, incluso recibieron bonificaciones, según
la oficina de vigilancia del Departamento
de Comercio de Estados Unidos
.

Los hallazgos
publicados el viernes por la Oficina del
Inspector General
plantean preocupaciones sobre el posible daño a la
calidad del censo que se realiza cada 10 años y que determina el poder político y el financiamiento
federal.

Es posible
que quedaran fuera del conteo estudiantes que no acudían a los centros de
estudio debido a que el censo comenzó casi al mismo tiempo que los alumnos
fueron enviados a casa para detener la propagación de COVID-19 en marzo de 2020, encontró la revisión.

Durante el
censo de 2020, un reconocido medio documentó casos de censistas que fueron
presionados por sus supervisores para ingresar información falsa en un sistema
informático sobre hogares que no habían visitado para poder cerrar casos durante
los últimos días del censo.

Los
supervisores podían rastrear el trabajo
de sus censistas a través de dispositivos móviles que los censistas usaron para
registrar información sobre el
número de hogares, las características demográficas y las relaciones de los
miembros entre sí.

Como
resultado, los supervisores recibirían alertas cuando las acciones generaran
señales de alarma sobre la precisión, como cuando un censista registra datos en
una casa estando lejos de la dirección o aquel que realiza una entrevista en
solo unos minutos. Como verificación de control
de calidad
, otros censistas fueron enviados de regreso a los hogares para
volver a entrevistar a los residentes.

De los
1.400 censistas que fueron designados como “fallos duros” debido a preguntas
sobre la precisión de su trabajo, solo 300 fueron despedidos por desempeño insatisfactorio,
según el informe.

El censo es
la movilización no militar más grande de Estados Unidos. Los datos recopilados
determinan cuántos escaños en el Congreso obtiene cada estado. Los números
también se usan para rediseñar distritos políticos y distribuir 1,5 billones de
dólares en gastos federales cada año.
Los conteos deficientes pueden
costar fondos a las comunidades.

Previous articlePLD opuesto a reducción del 4% del presupuesto de Educación
Next articleFiona es el primer huracán en impactar República Dominicana en últimos 18 años, según John Morales

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here